• Marzo 13 2017

    Zero2Infinity, Bloostar y el regreso de los "Rockoons"

    Golfo de Cádiz, España.- Los ibéricos de Zero2Infinity continuan dando pequeños pero firmes pasos en su aventura estratosférica, y esta vez han acaparado los titulares de los medios digitales del sector aeroespacial de todo el mundo luego de concretar el lanzamiento de su cohete "Bloostar" desde un globo estratosférico a 26 kilómetros de altitud.

    La prueba tuvo lugar el pasado 1º de Marzo, frente a la costa andaluza dentro del espacio aéreo controlado por el Centro de Experimentación de El Arenosillo (CEDEA) que es operado por INTA, el organismo espacial español.

    Bloostar, es un vehículo de lanzamiento basado en un sistema hibrido denominado "Rockoon" (contracción de los vocablos ingleses "Rocket" y "Balloon") donde la primera etapa del ascenso se lleva a cabo mediante el uso de un globo estratosférico que transporta el vector hasta los 30 km. Una vez allí el cohete se enciende y se desprende del globo para insertar la carga útil en órbita. El impulso está dado por un conjunto de motores de combustible líquido agrupados como toroidales reutilizables concéntricos unidos a la carga útil central. Cada toroide funciona como una etapa durante la subida del cohete, separandose progresivamente del vehículo para luego ser recuperadas en Tierra, de forma similar a lo que ocurre con un lanzamiento de satélite convencional.

    El globo partió desde la cubierta de un barco navegando en el golfo de Cádiz, aproximadamente a las 15:00 utc, elevándose hasta 26 kilometros de altitud durante 70 minutos aproximadamente, alcanzando las coordenadas 36º 50' Norte 6º 56' Oeste. Una vez allí a las 16:15 utc se inició una breve cuenta regresiva de diez segundos, durante los cuales el sistema de lanzamiento que pendía del balón procedió a orientar el vector en direccion SSE hacia mar abierto y lo lanzó .

    Los objetivos de la misión fueron:

    • la validación de los sistemas de telemetría en condiciones espaciales,
    • el encendido controlado,
    • la estabilización del cohete,
    • el monitoreo de la secuencia de lanzamiento,
    • el despliegue del paracaidas, y
    • la recuperación del prototipo desde el mar.

    Aunque no han sido revelados mayores detalles de la operación, de acuerdo con lo publicado por la compañia los objetivos de la prueba se alcanzaron en su totalidad.

    Bajo estas lineas podemos observar un breve video que muestra justamente los instantes culminantes del ascenso y el momento del encendido del cohete. Las imagenes son de una claridad tal que permiten apreciar detalles de la costa como por ejemplo las blancas arenas del Parque natural de Doñana o la ciudad de Cádiz.

    Si bien el enfoque elegido por Zero2Infinity es original, el concepto de utilizar un globo como virtual "primera etapa" de un cohete nació hace casi siete décadas.

    Un poco de historia

    Como deciamos al principio, los "Rockoons" tienen una larga historia, y esa historia esta asociada a un gigante de la ciencia, el Dr. James Van Allen, quien fue el primero en utilizar un globo para elevar un cohete a la estratosfera y lanzarlo desde allí.

    La idea fue esbozada por el teniente Morton Lee Lewis de la Marina de los EE.UU (quien luego participaria del programa de globos tripulados Stratolab) durante una campaña de lanzamientos de cohetes Aerobee que tuvo lugar en Marzo de 1949 a bordo del U.S.S. Norton Sound.

    Lo rudimentario de esos lanzamientos, en los cuales el cohete colgaba del globo unido por una cuerda de nylon y no poseia mecanismo alguno para orientar su trayecto inicial, obligaban -por cuestiones de seguridad- a efectuar los lanzamientos desde zonas desiertas.

    Asi, durante los primeros años de la década de 1950 se efectuaron decenas de misiones con estos ingenios utilizando como plataforma de lanzamiento los buques rompehielos que la Guardia Costera de los EE.UU utilizaba para reaprovisionar las bases científicas y militares en el ártico. Asimismo se efectuaron misiones desde latitudes ecuatoriales, en la Antártida y frente a la costa oeste de los EE.UU.

    Los primeros "Rockoons" disparados por Van Allen utilizaban un solo vector Deacon o Loki. Posteriores experimentos utilizaron una combinacion de ambos para conformar un cohete de dos etapas y una tercera version denominada "Hawk" hacia uso de un vector Loki mejorado.

    Sin embargo, la mas sofisticada version de un "rockoon" sería utilizada efímeramente en el año 1957 para el proyecto Farside.

    Cuando los EE.UU aun no salian de su estupor por el golpe propinado por los soviéticos con el lanzamiento del Sputnik, y su tecnologia de lanzamiento no lograba avanzar, Farside buscó transportar una muy pequeña carga útil hasta el espacio extraterrestre, utilizando para ello un enorme cohete de cuatro etapas.

    El proyecto fue llevado adelante por la Oficina de Investigación Científica de la Fuerza Aérea, utilizando varios instrumentos proporcionados por la Universidad de Maryland. Un total de seis cohetes fueron construidos por Aeronutronic Systems, Inc. y un complejo sistema de apuntamiento fue desarrollado por General Mills para que el vector pudiera ascender en vertical a través del globo.

    Los globos fueron lanzados desde Enewetak, un atolón de las Islas Marshall situado en el océano Pacífico. Un total de seis pruebas fueron llevadas a cabo entre septiembre y octubre de 1957, de las cuales sólo la quinta consiguió con éxito su objetivo.

    Bajo estas lineas tenemos un breve video de la época mostrando justamente ese lanzamiento.

    Volviendo al tema central del articulo, como era de esperarse todo el equipo de Zero2Infinity se reunió en sus oficinas a mediados de marzo, para celebrar el suceso, que incluyo una "Bloostar Cake" especialmente cocinada para la ocasión.

    La prueba del vector -del cual no se poseen mayores datos en cuanto a tamaño- llega poco menos de dos meses despues de otro importante hito: la prueba de lanzamiento de una cápsula en tamaño real de su sistema BLOON destinado a transportar a futuro, pasajeros al espacio cercano.

    Dicha prueba tuvo lugar el 23 de Enero pasado desde las instalaciones del aeropuerto de Lérida-Alguaire en Cataluña, y consistió en el ensayo de preparación, inflado y liberación de un globo estratosférico conectado a la citada capsula. La maniobra sirvió como ensayo para una futura misión en vuelo.

    Bajo estas lineas un resumen en video de la prueba.

    Sin dudas, Zero2Infinity se está afianzando con pequeños pero firmes pasos hacia su objetivo y eso en si mismo es muy encomiable, especialmente en un sector de la aeroindustria tan propenso a los titulares espectaculares, y que a veces parece estar guiado más por las necesidades del marketing que por los avances tecnológicos reales.

  • Compartir este artículo en redes sociales